In memoriam Carlos Javier Echarri Cánovas

 

 

In memoriam
Carlos Javier Echarri Cánovas (1964-2019)

Hace unos días, la inesperada y temprana muerte de Carlos Echarri conmovió a la comunidad de estudiosos de la población de México y de diversos países.

Nuestro colega y amigo, nacido en 1964, estudió la carrera de Actuaría en la Universidad Nacional Autónoma de México. En 1985 iniciaría su formación en el campo de los estudios de la población ingresando a la Maestría en Demografía de El Colegio de México, que posteriormente consolidó al obtener su doctorado en esa misma disciplina en el Instituto de Demografía de la Universidad Católica de Lovaina, en Bélgica. Esta misma Universidad, al conocer la triste noticia del fallecimiento de Carlos recordaría la brillante defensa de su tesis doctoral, que abordó un tema poco estudiado hasta entonces: “Familia, estatus de la mujer y salud infantil en México”. Esto ocurría en 1994.

Considerado uno de los más distinguidos demógrafos mexicanos, en diciembre de 2018 Carlos fue nombrado titular del Consejo Nacional de Población, hecho que enorgulleció a la comunidad de demógrafos en México. Su breve periodo en el Consejo dejó, a pesar de ello, una huella incuestionable como funcionario ejemplar e impulsor de iniciativas diversas para beneficiar a la población, incluyendo la agenda de los Derechos Humanos y la consideración de las libertades en las políticas de población.

La trayectoria laboral de nuestro querido compañero fue muy vasta. Al concluir su maestría fue nombrado Investigador Asociado en la Dirección General de Planificación Familiar de la Secretaria de Salud Pública de México. El inicio de su trayectoria académica en nuestro país ocurriría luego de obtener el doctorado en Lovaina, cuando se convirtió en Profesor-Investigador en el Centro de Estudios Demográficos, Urbanos y Ambientales de El Colegio de México, institución en la que, en su momento, fue nombrado Coordinador Académico de la Maestría en Demografía y posteriormente del Doctorado en Estudios de Población. Coordinó también el Programa de Salud Reproductiva y Sociedad; presidió el Cuerpo Académico sobre Reproducción de la Población y Salud en el mismo Colegio, y fue miembro del Consejo Asesor y de la Junta de Profesores de la Maestría Género, Procesos Políticos y Transformaciones Culturales, del Programa Interdisciplinario de Estudios de la Mujer. En los cargos que ocupó en esta misma institución, fue reconocido siempre como un profesional muy brillante, con una visión holística de la problemática poblacional, lo cual le permitía aportar su conocimiento y experiencia en torno a las políticas públicas, compartiendo con colegas y alumnos su visión sobre el alcance del conocimiento demográfico para el beneficio de la sociedad. Esta trayectoria le permitió alcanzar un alto nivel (III) en el Sistema Nacional de Investigadores.

Además de desarrollar un trabajo intenso en El Colegio de México, Carlos Echarri colaboró de múltiples maneras en otras instituciones nacionales e internacionales, como la Comisión de Evaluación del Departamento de Estudios de Población de El Colegio de la Frontera Norte, el Comité de Publicaciones del Centro Regional de Investigaciones Multidisciplinarias de la Universidad Nacional Autónoma de México y El Colegio de Sonora. En años recientes en el transcurso de su año sabático, colaboró con la oficina en México de onu-Mujeres.

Sus principales líneas de investigación fueron: estructura familiar y salud materno-infantil, salud reproductiva, transiciones a la vida adulta y violencia contra las mujeres. Entre sus publicaciones más recientes se pueden citar: Panorama estadístico de la violencia en México; Feminicidio en México. Aproximación, tendencias y cambios: 1985-2009, y Hogares y familias en México: una visión sociodemográfica.

Su participación en instancias internacionales, gubernamentales y de la sociedad civil fue amplia. Miembro de la International Union for the Scientific Study of Population, colaboró como organizador de sesión en la más reciente conferencia internacional de esta organización (Cape Town, 2017). Fue también miembro de la Asociación Latinoamericana de Población, participando muy activamente en su conferencia más reciente (Puebla, 2018). Fue, además, miembro de la Population Association of America, y presidió la Sociedad Mexicana de Demografía (2015-2017).

Fue presidente del Consejo Consultivo Ciudadano para la Política de Población, miembro del Comité Científico Asesor del Diagnóstico Nacional sobre Violencia contra las Mujeres, Vocal del Comité de Prevención del Consejo Nacional para la Prevención y Control del Sida, y Vocal Académico y Coordinador del Comité de Monitoreo y Evaluación de este mismo Consejo.

Sus atributos de excelente académico y persona genuinamente preocupada por el respeto de los derechos humanos de las personas, lo llevó a participar en distintas batallas que sostuvo siempre con un análisis de la realidad con amplios fundamentos. En particular, la búsqueda por incidir en la reducción de las desigualdades de género constituía una de sus preocupaciones más apremiantes, un aspecto que en fechas recientes lo llevaría a abordar la problemática de los feminicidios, de presencia alarmante en nuestro país.

Al inicio de este texto señalábamos la vasta trayectoria de vida de Carlos Echarri; ahora mencionaremos que su sonrisa permanente era indicativa de una existencia enriquecida en distintos planos, uno de los cuales fueron los años compartidos con su esposa, Helena Cotler, y sus hijos Santiago y Manuel. Cuando se refería a ellos, su orgullo era más que evidente. De su esposa decía que era una investigadora brillante y una excelente compañera de vida, de sus hijos que eran uno de los regalos más preciados de su existencia. Quienes tuvimos la suerte de convivir con la familia de Carlos habremos de seguir junto a ella a pesar de su ausencia.

Carlos fue también amigo entrañable de innumerables personas; sería difícil, en este espacio, hacer un recuento de ellas; baste decir que no sólo consideraba esta dimensión de su vida de gran valor, sino que nos lo hacía sentir. De ahí que muchos de nosotros estemos devastados por su partida. Un botón de muestra de la importancia que daba a este aspecto vital era el rol que asumía cuando viajábamos a congresos; era un ejemplo a seguir en cuanto a sus expresiones de las posibilidades de intercambio académico en tales espacios: sabía perfectamente cuáles eran los temas de punta y debatía con gran pasión, lo cual nos asombraba y enorgullecía al mismo tiempo. Pero también lograba compartir generosamente con sus amigos y amigas su amplia cultura, el placer por la vida y el valor sustantivo que los pequeños momentos implican para la amistad.

Nosotras, colegas, compañeras de batallas y sobre todo amigas de Carlos Echarri, nos enfrentamos al gran vacío que deja su partida. Estamos ciertas de que se trata de una persona absolutamente irremplazable cuyas enseñanzas académicas y de vida, como dicen sus alumnos, perdurarán en nuestros corazones, las semillas que dejó plantadas seguramente honrarán su existencia y su memoria.

Recordaremos a Carlos Echarri por su sentido del humor, su amplio conocimiento de los temas demográficos, su solidaridad con diversas causas sociales y su generosa contribución a la formación de alumnos estudiosos de la población.

Rosario Cárdenas, Silvia E. Giorguli y Edith Pacheco

Rosario Cárdenas* / Silvia E. Giorguli** / Edith Pacheco***

*UAM Xochimilco | cardenas.rsr@gmail.com
**El Colegio de México A.C. | sgiorguli@colmex.mx
***El Colegio de México A.C. | mpacheco@colmex.mx